SkillingNow Podcast: Episode 7 - Spanish Transcript

Audio in Spanish

Entrevistados:

  • Daniel Funes de Rioja: Vicepresidente de la Unión Industrial Argentina y Presidente del B20 2018.

  • Bettina Schaller: Directora de Asuntos Públicos del Grupo Adecco.

 

Temática: Este Podcast tiene como eje el aprendizaje permanente, también llamado aprendizaje para toda la vida. Se habla, además, de los beneficios e incentivos de incluir prácticas profesionalizantes o educativas en más organizaciones.

 

Cecilia Sleiman: Bienvenidos al nuevo episodio de Skilling Now Podcast. Mi nombre es Cecilia Sleiman, soy la Coordinadora de GAN Argentina. Estamos junto con Bettina Schaller, Directora de Asuntos Públicos del Grupo Adecco, y con Daniel Funes de Rioja, Vicepresidente de la Unión Industrial Argentina y Presidente del B20 de 2018. Junto conmigo, María Del Mar Munguía, de GAN Costa Rica, también se va a sumar para hacer las preguntas a nuestros entrevistados. La primera pregunta que tengo para Bettina es: ¿cuáles son los principales incentivos para una compañía, de incorporar prácticas educativas o pasantías o prácticas profesionalizantes en sus políticas?

Bettina Schaller: Muchas gracias Cecilia por esta pregunta y, primero, permíteme también darle las gracias por esta oportunidad de participar en estos podcasts del Global Apprenticeship Network y dentro de la campaña Skilling Now. Un placer real. Vamos a ver, la pregunta si la veo bien está en torno a los incentivos, ¿no? Para empresas. Pues la verdad, Cecilia, es que, más que incentivos, nosotros hablamos de necesidad. Una necesidad porque, hoy en día, primero el talento es el elemento más importante para cada empresa e, infelizmente, y lo decimos así, infelizmente, en muchos, muchos países pues se ve que los jóvenes o, en general, la gente que sale del sistema educativo, no tiene todas las competencias que hacen falta en el mercado del trabajo en general, y en las empresas en particular. Hay el elemento de tecnología también, ¿no? Que requiere que estas competencias sean siempre más especializadas por un lado, pero también prácticas por el otro. Y por eso, vemos, una empresa ya no tiene otra posibilidad que poner en marcha políticas, sí, pero sobre todo tener programas de skilling, de transmisión de competencias con la gente que se une. Un elemento muy, muy importante hoy en día, y claro, sabemos que también tiene un impacto con lo que se refiere al financiamiento, pero pienso que de esto vamos a hablar más tarde.

Cecilia Sleiman: Muchas gracias.

María Del Mar Munguía: Muchas gracias. Ahora mi siguiente pregunta es para Don Daniel. Don Daniel, usted como representante del sector empresarial, ¿qué políticas considera puede el gobierno de Argentina, y los gobiernos en general, adoptar para crear un ambiente favorable al aprendizaje permanente? ¿Qué podría funcionar y qué no podría funcionar?

Daniel Funes de Rioja: Bueno, en primer lugar, agradezco esta entrevista, y me parece importante este diálogo. Lo primero que tengo que decir es que los gobiernos tienen que tomar consciencia de este problema. Y no es fácil que se instaure ese estado, porque no hay visión. En muchos casos hay falta de visión, falta de contemporaneidad con los requerimientos. Incluso si uno ve cómo se expande la economía informal, en muchos casos, en nuestros países, en América Latina en su conjunto, tiene mucho que ver con esta brecha de competencias. Porque aquellos trabajos de menor calificación, son los que más rápidamente quedan fuera del circuito formal. Así que ahí hay una misconception. Una vez que se toma conciencia de esto, hay que tener una visión de hacia dónde ir. Además, motivar a todos los actores en la sociedad para participar en ello. Y con esto digo porque uno ha visto en la experiencia internacional que la no adaptación o la no respuesta en tiempo oportuno, por ejemplo por los sindicatos, les produjo la crisis energética de los años setenta, por ejemplo, una pérdida de afiliación o de pertenencia a aquellos sindicatos que no respondieron a esos desafíos. Y en la crisis de 2008-2009, la crisis financiera que se convirtió en global, también uno ve en la misma Europa que aquellos gobiernos que respondieron con formación y con aprendizaje, y aquellos sindicatos que respondieron, obviamente, la mejora de competitividad y el impacto sobre los niveles de empleo fue más efectivo. Entonces: visión, definición política y determinación de medios de acción. Es decir, ¿qué medios de acción tengo que emplear? ¿Simplemente desde el sistema educativo? No, tengo que actuar desde el sistema educativo y tengo que actuar desde el sistema legal laboral, o de las herramientas o instrumentos que tengo. No podemos, en muchos de nuestros países, tener una educación decimonónica para una demanda educativa del siglo XXI. Y esto ocurre. Ni tampoco podemos tener mano de obra pensada en términos de la primera y la segunda Revolución Industrial cuando estamos en la cuarta Revolución Industrial. Por eso, la fusión de uno y otro elemento es la que a nuestros colegas japoneses ahora en el proceso del G20 los ha llevado a hablar de “Sociedad 5.0”. Es decir, para la sociedad industrial 4.0 hay que tener una sociedad, como comunidad de país, 5.0. Y desde el punto de vista político, tenemos nosotros que exigir los instrumentos adecuados para ello, para que el aprendizaje y las prácticas laborales se conviertan en un vínculo entre la educación y el empleo, entre la empresa y la sociedad, porque tiene dos fases esto: educación y empleo, empresa y sociedad.

María Del Mar Munguía: Muchas gracias.

Cecilia Sleiman: Y también pensando en los ejemplos concretos, y en las experiencias de las empresas, queríamos preguntarte, Bettina, ¿qué programas o iniciativas en aprendizaje permanente, o aprendizaje para toda la vida, tiene el Grupo Adecco para América Latina?

Bettina Schaller: Gracias Cecilia por esta oportunidad de compartir un poco lo que hace el Grupo Adecco en América Latina. La verdad es que, por una parte, los colegas en América Latina tienen la ventaja de ser parte de este grupo que tiene sede en Suiza. Así que el concepto del aprendizaje es algo que compartimos mucho con los colegas. Claramente un ejemplo de iniciativa es este trabajo que hacemos junto con el GAN, con el Global Apprenticeship Network. Esto, para los colegas que están en México, en Argentina, en Colombia (estamos mirando otros países, por supuesto), es la base del trabajo que van haciendo. Luego tenemos como grupo una iniciativa global que se llama “CEO for one month”, que busca exponer a jóvenes a esta experiencia de trabajo, uniendo trabajo y aprendizaje. Y en esta iniciativa están también los colegas en América Latina, y esta iniciativa la ponen también a disposición del GAN. Estoy pensando por ejemplo en Colombia, donde se ha hecho un programa muy parecido basado en esto. Luego, los colegas en América Latina han tomado un compromiso, junto con la OIT (la Organización Internacional del Trabajo), dentro de un programa específico con el Grupo Adecco que se llama “Empowered”, que justamente mira a jóvenes y a gente un poco fuera del mercado del trabajo, que no tienen todas las oportunidades, para también crear estos programas de acercamiento al mundo del trabajo a través, otra vez, de la educación. Estos son unos pocos ejemplos, pero en general el gran trabajo que se va haciendo en América Latina es, francamente, de convicción de las empresas, de los clientes, si se puede decir; otra vez de estos partners que tienen los colegas en América Latina, con los cuales trabajan en los países de Latinoamérica para juntos crear estos programas. Porque si no hay esta conexión entre el mundo del trabajo y los programas de Educación que luego podemos crear juntos, no vamos a avanzar. Este labor de convicción, estamos en ello, vamos a tardar mucho todavía, porque los sistemas de aprendizaje también tienen un elemento de estigma, de gente que hace falta ser persuadida, y este trabajo es uno que los colegas también están dedicando mucho tiempo.

Cecilia Sleiman: Gracias, Bettina. Y con respecto a esto que vos comentabas del estigma, de que tienen muchas veces, distintos actores de la sociedad como los docentes, los estudiantes, sus familias, con respecto a las prácticas profesionalizantes y con respecto, también, al aprendizaje de oficios y, a veces, no lograr cumplir con la expectativa de tener un título universitario como primer título de formación, porque también un tema que nosotros trabajamos desde las redes nacionales de GAN es que un aprendizaje en oficios, una práctica profesionalizante no corta la posibilidad de que después el joven pueda continuar estudiando, pueda continuar sus estudios universitarios, sino que eso también lo motiva a seguir. En el caso específico de las mujeres y de las poblaciones vulnerables, ¿cómo se visiona el futuro del empleo para esos grupos particulares? Pensando en esto que conversábamos sobre el estigma.

Bettina Schaller: Sí, gracias. Pues qué pregunta más difícil; yo pienso que si tuviéramos la respuesta ya estaríamos un paso más adelante. Lo único que puedo decir es que vemos en los países donde funciona el sistema – y claro que es difícil comparar, cada país es diferente – pero vemos que el elemento clave tiene que ver también con el hecho de que, primero, el sector privado está muy involucrado. No tiene preguntas sobre el Return of Investment, ve que tiene este rol a jugar. Luego, es verdad que el sistema estructural de educación está hecho de forma tal que permite lo que se llama la permeabilidad. Lo que no quiere decir que un aprendizaje, y por eso no hay estigma, sea algo malo, porque es el techo. Quiere decir que se puede seguir después del aprendizaje. Una cosa importante aquí es que, en los países donde funciona bien, justamente tener una maestría de aprendizaje significa, si uno no quiere seguir, tener todas las bases para tener una vida profesional muy rica y muy bien pagada, también. Entonces, son todos elementos que juegan dentro de ello. La verdad es que hay muchos elementos que juegan dentro, pero yo quiero decir una cosa aquí: yo tengo un optimismo en el hecho de que nunca el mundo institucional en general ha tenido tanta atención en estos temas. Y, también, nunca se ha aceptado tanto el elemento, por ejemplo, de inclusión. Estoy pensando ahora en la presidencia argentina del G20, donde el mundo estaba mirando a Latinoamérica, y ahí el trabajo que se ha hecho fue espectacular justamente en llevar a la mesa estos conceptos. Entonces, el tiempo va a decirlo, pero pienso que más que nunca las bases ahora están muy buenas para ya poder incluir a más gente a través, entre otros, de estos modelos de work readiness.

 

Daniel Funes de Rioja: Si me permiten, quería comentar, porque me parece que hay cosas que hay cosas que ha dicho Bettina muy importantes desde el punto de vista práctico. En primer lugar, el tema del estigma. Coincido plenamente. Pero hay un estigma desde los políticos y desde la propia sociedad. El político, porque no está en contacto con este tema y entonces prefiere evitarlo en vez de comprometerse. Y de parte de la sociedad, porque cree que si oriento su educación, controlo o lo esclavizo, de alguna manera. Digamos, lo someto. Recuerdan esa frase de Robert Reich, el gran Ministro de Trabajo de Clinton, que decía “la seguridad en empleo la da el desarrollo de las habilidades de oficios”. Ahí es donde uno tiene un valor añadido para la propia empresa. En la vida práctica uno lo ve cuando se hacen reestructuraciones, a quienes se defiende más es a la gente con oficio, al que tiene el desarrollo y competencias adecuadas para ello. Entonces hay una visión negativa desde esa alternativa: no lo ven como oportunidad. Por eso, en el mundo real, y en la experiencia argentina es muy claro, tener benchmarks como el de Adecco u otras, experiencias exitosas que traccionan ejemplos positivos, sirven también porque nuestras sociedades, especialmente latinoamericanas, son un poco escépticas con respecto a lo que puede dar una gran empresa. Ahora, cuando ve que efectivamente dan, como nos pasa ahora con los unicornios…  Latinoamérica está produciendo grandes desarrolladores de tecnologías que se convierten hoy en estrellas de Wall Street. Quién podía pensar que eso iba a ocurrir, y lo hacen desarrollando servicios tecnológicos donde se incorpora mucho empleo, mucha posibilidad, además de desarrollo, de personal. Entonces, me parece que estos puntos de referencia de grandes compañías no son lo único, pero son la guía. Traccionan hacia otros, y además traccionan, y con esto concluyo, hacia un modelo que es fundamental, que es la cadena de valor. Es decir, pequeñas empresas integradas, incluso con auto-empleo, y grandes compañías, en grandes cadenas de producción o de conocimiento.

 

María Del Mar Munguía: Gracias, Don Daniel. Y ahí, justo en eso que usted acaba de mencionar de la cadena de valor, creo que entra la importancia del trabajo colaborativo que puede existir entre el sector empresarial, entre las grandes empresas, y sus mismas pequeñas empresas, o medianas, que son las que proveen los insumos y que son las que van ayudando y aportando a que esa cadena de valor se genere. También me saltaba la duda sobre lo siguiente. A veces cuando uno piensa, o al menos en mi caso, en el aprendizaje permanente, piensa en las generaciones que están empezando a estudiar, en los muchachos que están saliendo de la universidad, o del colegio, y están tomando su decisión sobre qué carrera van a escoger… Pero en un mundo en el que nos estamos enfrentando a la Revolución 4.0 en donde se está dando el cambio tecnológico tan rápido, en donde tenemos que ver también que hay una población que se está acercando a los 40 años o más, que están en riesgo sus trabajos, de que se queden desactualizados, por decirlo de alguna manera, debido a este cambio tecnológico, pero que también cuentan con una gran experiencia profesional que es muy rica. ¿Cómo lograr, como sociedad, impulsar a que esta gente haga su reskilling, su upskilling, adquieran nuevas habilidades que les permitan, dentro de ese aprendizaje permanente, seguir generando valor, seguir aportando a las nuevas tecnologías, y a la vez aprovechar el conocimiento y la experiencia que ellos tienen?

Daniel Funes de Rioja: Empiezo por la segunda parte. Yo creo que lo primero que hay que tomar conciencia en cualquier actividad profesional, desde los oficios clásicos hasta los nuevos, es que hoy la formación continua es absolutamente una necesidad. Para cualquier profesional de cualquier materia, o para cualquier trabajador. Por ende, obviamente no hay posiciones ganadas de por sí y establecidas, salvo excepcionales. Nuestras sociedades son muy dinámicas. La educación es un camino de mejoramiento social, y el trabajo vinculado con la educación es un mejoramiento económico; es decir, consolidarse en una posición de clase media. Pero eso puede seguir subiendo o puede bajar. Y esto es lo que la dinámica de las sociedades actuales muestra, lo cual hace que tenga que ser activo, y que tenga que ser permanente, tenga que ser dinámico. Y además el sistema tiene que ofrecerle alternativas para seguirse formando, o transformando, según sea el caso. Yo siempre digo que Homero Simpson no es el ejemplo para esto, que a las 5 de la tarde va a tomar cerveza y a reunirse con sus amigos, y ahí se acabó. Entonces, después, son las frustraciones porque uno empieza a declinar en vez de mantener o progresar. Así que el camino del progreso hoy marca eso. En segundo lugar, el vínculo entre pequeña y gran empresa. Yo creo que prácticamente es imposible hoy pensar fuera de la lógica de las cadenas de producción. Las cadenas de producción se integran con eslabones micro, pequeño y mediano. Esto pasa y hay que buscar que, no solo desde el punto de vista de la cultura, sino de la institucionalidad, esto funcione. Porque en una cadena de producción que exporta, voy a encontrar barreras pararancelarias para esa exportación si tengo micro-empresas que no están tan ordenadas o tan organizadas, o que fiscalmente pueden incumplir algo. Entonces, todo esto requiere también, desde el punto de vista de los policy makers, la responsabilidad de conjugarlo para que todos puedan emerger, cualquiera sea su dimensión, y puedan integrarse a esas cadenas. Fundamentalmente, para entender esto, hay que partir de la educación, no de la política. Es decir, la política per se no entiende esto si no busca ligar estos eslabones a partir de un piso común, de una integración de conocimientos productivos.

Bettina Schaller: Estoy por supuesto de acuerdo con usted, Don Daniel. Usted ha hablado de gobierno y de educación pero, otra vez, el sector privado en este modelo es clave. Una discusión que tenemos nosotros, por ejemplo, es si el contrato de aprendizaje es un contrato más de educación, de training, o un contrato de trabajo. Para nosotros, teniendo en mente este sistema suizo, es un contrato de trabajo. Y para esto hace falta, por supuesto, primero, la demanda y el sitio de trabajo donde luego se puede desarrollar el modelo. Esto, otra vez, requiere el mindset por parte del empleador, ya sea empresa o sector público. Lo que yo quería añadir es que hoy en día, y en lo que nosotros vemos en el futuro, y acabo de hablar de empleador pues no todos van a ser empleados, no habrá un empleador. Y a esta realidad, primero, hay varias realidades que nosotros vemos. Primero, que la vida profesional ya no va a ser lineal, empezando en algo y luego siempre siguiendo orgánicamente el crecimiento, pero va a tener interrupciones, una vida profesional. Y las interrupciones van a ser queridas o no queridas. Van a ser de paro, pero también van a ser los niños, los padres, van a ser de querer ser self-employed, independiente, u, otra vez empleado, a lo mejor. Y por eso, una parte clave, y Don Daniel usted lo ha dicho, el papel del legislador aquí, del regulador es hacer que este sistema permita formas diversas de empleo, como lo llamamos. Que, al final, la estructura sea que los individuos tengan, independientemente de su forma de trabajo, acceso a ciertos elementos, uno de los elementos siendo justamente el acceso a la formación y a la educación. Hay otro elemento al cual nosotros le estamos dando importancia, son modelos que en inglés se llaman individual learning account, el ILA. Eso es un concepto que pone al individuo en el centro y que prevé que un gobierno o cree un fondo individual para cada persona donde, o el gobierno paga cada año (como es el caso en Singapur, por ejemplo, ya hoy) o, podría ser que, si hay empleador, el empleador paga, como es el caso en Francia ya hay, y cómo se va a desarrollar en Francia a partir de este año. Entonces, para volver, es reconocer que al final del día el individuo está en el centro de lo que es también el futuro del trabajo, la empleabilidad, y de este modelo de work readiness, de lifelong learning, pero que para esto, un punto esencial que hay que hacer bien es la financiación, cómo este individuo va a poder pagar esta formación continua. Y, por esto, el instrumento del individual learning account es algo que nos parece muy interesante y que, por cierto, de nuestra parte vamos a seguir observando desde muy cerca.

 

Daniel Funes de Rioja: Desde ya, coincido plenamente. Pero quiero volver a uno de los puntos que Bettina ha desarrollado. Es el tema de si estoy frente a un contrato de trabajo o no. En primer lugar, muchas legislaciones, o la práctica o el control judicial de las legislaciones, ha llevado a modelos muy rígidos, one size fits all response. Entonces, realmente es muy difícil que todo entre en un solo módulo. En este caso, América Latina, ha seguido, piense usted que en el caso de los convenios internacionales América Latina tiene una historia de ratificaciones monumental. Esto no quiere decir de aplicación, sino simplemente de ratificación automática. Entonces, tiene que haber una respuesta realista para que esas nuevas formas de empleo puedan entrar en esos marcos. Porque, si no uno ve que, casualmente, los trabajadores mejor dotados, mejor capacitados que hoy se incorporan fundamentalmente en actividades relacionadas con los servicios tecnológicos, o al proceso industrial, o a cualquier otro proceso con actividades tecnológicas, prefieren ser autónomos. Prefieren ser cuentapropistas, porque eso les da más libertad o independencia. Entonces, tampoco estamos interpretando la realidad asiática, donde hay un 30% del mercado que es auto-empleo. Lo que tenemos que buscar son nuevas formas de contratación laboral que sean atendibles por las legislaciones y las prácticas, y por otro lado que haya modelos de auto-empleo socialmente protegidos. De alguna manera, tiene que haber una protección social que garantice a todos. Por otro lado, no esquivo de ninguna manera, la responsabilidad del sector privado. Lo que pasa es que veo, en la realidad, dos tipos de responsabilidad: aquellos líderes que toman sobre sí porque tienen la posibilidad de hacerlo, y la pequeña empresa. En cuyo caso en el GAN Argentina, por ejemplo, lo que hemos hecho es nuclear también a las grandes cámaras de pequeñas empresas que suman masa crítica muy importante en términos de empleo, o de potencialidad de empleo. Ahora, nosotros necesitamos esos liderazgos para saber cuál es el camino, porque una cosa es la teoría, y otra es la práctica. Si no, lo que hemos visto muchas veces es “formación para no sé qué”; es decir, y los sindicatos lo hacen muchas veces, se forma gente pero no para lo que se necesita, o para lo que tiene la posibilidad de desarrollarse en el medio en el que se da. Entonces, evidentemente la experiencia de ustedes, de esos grandes líderes en estos temas, nos ayuda para pensar globalmente; después actuaremos localmente.

Cecilia Sleiman: Con respecto a eso, yo quería volver también al tema de las prácticas. Porque en esto de actuar localmente, de que las empresas tomen la responsabilidad también de la formación y de la educación, muchas veces nos encontramos cuando intentamos trabajar desde GAN Argentina en ampliar nuestra red, en que más empresas incorporen gente en las prácticas educativas, con ciertos reparos y frenos, con respecto puede ser a la legislación, o a la incorporación de gente joven, o a pedirle a alguien de la empresa que pueda ser responsable frente a ese programa. Con la experiencia de Adecco y conociendo también la experiencia de otras empresas, ¿cuál podría ser el mensaje para las empresas, para que se animen a dar este paso, que puedan involucrarse más con el tema de las prácticas educativas y las prácticas profesionalizantes con los jóvenes?

 

Bettina Schaller: Otra vez, una pregunta bastante compleja. El mensaje en mi opinión es que, otra vez, al final del día no hay otra opción que empezar a involucrarse en este tema de formación de su gente. Yo sé que es difícil, porque las empresas y todos estamos ahí para responder a las necesidades económicas, esto está claro. Pero también hay un elemento casi de solidaridad, y de pensar en el futuro, en este tema. Aquí no hay secreto por sí; es algo que hay que, a través de relaciones personales con los empresarios, a través de mucho trabajo y a veces también de convicción, a través de paciencia, hay que continuar. Porque, otra vez, pienso que están todos de acuerdo que el modelo y el sistema casi que no se puede criticar. El único elemento que siempre veo yo, aparte del estigma justamente, es el de la financiación, otra vez. Puede ser que aquí he tenido un marco un poco unidimensional, pero al final del día incluso si a un empresario más pequeño se le da la visión y la oportunidad del cómo, no le va a costar demasiado que el coste al final va a ser positivo. Yo pienso que esto ayuda inmensamente para ya tener a él o ella, empresaria, como fan de ese tipo de modelo.

Cecilia Sleiman: Muchas gracias.

Daniel Funes de Rioja: Yo haría un pequeño comentario para terminar, por lo menos, de mi parte. Creo que el primer dato del cual el empresariado tenemos que ser concientes, es que hay parte de nuestra responsabilidad. Si somos sector privado, y queremos el reconocimiento de la sociedad y de la política a la iniciativa privada, tenemos que, también en este plano, sobretodo en estos tiempos de transformación vertiginosa, no solamente de transformación sino por la velocidad del cambio, tenemos responsabilidades. Y la segunda es que, en materia de financiamiento, los instrumentos de incentivo, sobre todo a la pequeña empresa,  son fáciles de crear desde el punto de vista de la política fiscal. Por ende, me parece que a partir de esa responsabilidad, y a partir de esa consciencia política, llegar al financiamiento no me parece tan difícil si conjugamos estos tres factores: el rol de la política y de los policy makers, el rol de la empresa como tal, y el rol de la gente, o sus representantes, para atraerlos a esta idea de que hay que prepararse para el mundo que no es ya el mundo del futuro: es el mundo que llegó hoy.

María Del Mar Munguía: Bueno, lamentablemente hemos llegado al final del Podcast de nuestro día de hoy. Quisiéramos agradecer a nuestros invitados del lujo, al señor Daniel y a la señora Bettina, por haber compartido este momento y estas ideas tan ricas con nosotros. Desde GAN Argentina, GAN Costa Rica y GAN Global seguiremos trabajando para aportar nuestro granito de arena con el fin de propiciar las condiciones que mejoren, o que den el ámbito, para seguir fomentando el aprendizaje permanente en nuestros países y en el mundo en general. ¡Muchas gracias!

Daniel Funes de Rioja: A ustedes.

Cecilia Sleiman: Gracias.

Bettina Schaller: Gracias a ustedes y, por mi parte, como miembro de GAN, solo les puedo decir que GAN es fundamental en este trabajo y cuenten con nosotros para llevarlo adelante en Latinoamérica pero también en las otras partes del mundo. ¡Así que levantamos las mangas y ahí vamos!

María Del Mar Munguía: ¡A trabajar!

Bettina Schaller: A trabajar.

Cecilia Sleiman: Muchas gracias.

María Del Mar Munguía: Gracias.

Call

+41 22 929 00 11

2019 GAN | ALL RIGHTS RESERVED  |  Legal Information | Cookies | Privacy Policy | Terms & Conditions